De hace algunos años hemos oído hablar sobre un término muy interesante llamado bitcoin. Pero antes de analizar esto en específico, veamos algunas generalidades. Una criptomoneda es una criptodivisa que funciona como medio digital de intercambio que garantiza seguridad, integridad y equilibrio en los estados de cuenta, por medio de los sistemas monetario que se conforman por un entramado de agentes que se verifican mutuamente por personas reales con la finalidad de obtener ganancias por este trabajo.

Las criptomonedas hacen que sea posible el llamado “Internet del Valor” o Internet del dinero, aplicaciones que funcionan en Internet y permiten el intercambio de valores. Estos valores pueden ser contratos, propiedades intelectuales, acciones o en general cualquier propiedad que pueda valuarse. En comparación con formas de pago como PayPal, las criptomonedas no tienen intermediarios como bancos o tarjetas de crédito, lo que hace que los valores vayan directamente del comprador al vendedor. Esto es un sistema de transferencias universal de valor libre de intermediaciones.

Entendiendo lo general de las criptomonedas ahora les explicaré lo que son los bitcoins. Ésta es una criptomoneda —moneda digital y término que se utiliza para el protocolo y la red de intercambio que lo sostiene— creada en 2009 y que se caracteriza por ser descentralizado, no respaldado por ningún gobierno ni depende la de un emisor central. Utiliza un sistema de trabajo para impedir el doble gasto y alcanzar el consenso entre todos los nodos que integran la red por medio de intercambio de información sobre una red no confiable y potencialmente comprometida. Estas transacciones no necesitan de intermediarios y el protocolo que se maneja es de código abierto.

Todos los usuarios de la red de Bitcoin tienen una cartera electrónica que contiene un número aleatorio de claves criptográficas. A partir de la clave pública se obtiene la dirección Bitcoin del usuario, la cual funciona como remitente y receptora de los pagos. La clave privada correspondiente autoriza el pago solo para ese usuario. Estas direcciones no tienen información alguna sobre su dueño, generalmente son anónimas y no requieren de ningún contacto con los nodos de esta red para ser generados.

Existen empresas y negocios que han adaptado el uso de bitcoin como medio de pago para cualquier tipo de servicio, entre estos podemos enlistar: telefonía, alojamiento de páginas web, tarjetas de regalo, asesoría, legal, turismo, entre otros. Algunas de estas empresas son: Multinacionales como Microsoft, Dell, Time Inc. y Dish, además de Virgin Galactic y Reddit. Aunque también, hay otras como Paypal que ya acepta esta moneda para sus transacciones.

En 2011, Wikileaks —Organización mediática internacional sin fines de lucro que publica a través de sus sitio web informes anónimos y documentos filtrados con contenidos sensibles de interés público— solicitó asistencia de esta divisa tras el bloqueo hecho por los procesadores de pagos electrónicos como Visa, MasterCard y PayPal. Hay otras organizaciones que actualmente ya aceptan donaciones en bitcoines, como pueden ser: Fundación Wikimedia, Fundación Mozilla, Internet Archive, Free Software Foundation, Freenet, Electronic Frontier Foundation, entra muchas otras.

En 2012 se creó la Bitcoin Foundation, organización sin fines de lucro, para estandarizar, proteger y promover dicha divisa y mantenerla fiel a sus principios fundamentales: una economía que no dependa de la política, abierta e independiente. En Estados Unidos, existe una agencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos llamada Finalcial Crimes Enforcement Network, que requiere que las casas de cambio que permiten el comercio de bitcoins por monedas nacionales, cumplan las regulaciones para evitar el lavado de dinero. Esto quiere decir que la información personal de los clientes sea registrada de la misma forma en que lo hacen las instituciones financieras tradicionales.

Además de ser un medio de compra-venta, muchos usuarios utilizan el bitcoin como un almacén de valor y ahorro. Por eso, se deben tomar precauciones similares a las de la banca electrónica para proteger el dinero en efectivo. Lo más habitual de proteger los bitcoins es realizar copias idénticas de la cartera protegidas con una contraseña segura y guardarlas en varias memorias USB y en la nube.